Etiquetas

, , , , , , ,

por Lilliana Ramo Collado

Los pies de San Juan. Eduardo Lalo. San Juan: Editorial Tal Cual (2002).

Narrador de obras que no son cuentos ni novelas; artista plástico que gusta de técnicas amalgamantes como la instalación y el collage; filósofo que prefiere un acercamiento lírico, casi pascaliano, al pensamiento, Eduardo Lalo es obsesivamente riguroso. Sus obras polivalentes apegadas a la autobiografía darían la impresión de que se camina por terreno seguro, pero no: la incertidumbre oscurece siempre la enunciación de su propio yo, lo hace estallar, lo fragmenta.

En Los pies de San Juan, Lalo consolida su gesto urbano y se plantea la ciudad como signo maestro en cuyas oquedades se hunden significados por descubrir.

En Los pies de San Juan, Lalo consolida su gesto urbano y se plantea la ciudad como signo maestro en cuyas oquedades se hunden significados por descubrir. La idea misma de dirigirse a la realidad al alcance de los pies —ese materialismo “rastrero” que, al decir de Rosalind Krauss, redefine la posición de lo humano y lo acerca a lo incierto, a lo excrementicio, a lo polivalente, a la ruina— permite a Lalo ver la ciudad desde la postración y la ceguera, la aspereza y la inmundicia.

Las imágenes y los textos que recoge este libro de gran formato buscan iconografiar el gesto visual urbano. Oscilando entre el detalle monumentalizado y el monumento chiquiteado, la ciudad se va desintegrando hasta hacerse irreconocible. “Escenario de los sueños”, la ciudad opera condensando sentidos, como la metáfora, e intercambiando los nombres, como la metonimia. Lalo nos deja la “pobreza de sus pasos” y las heridas de unos pies que han tanteado la muerte y que regresan para contarnos cómo es ese mundo de allá abajo.

[Esta reseña fue publicada en el Suplemento ¡Ea! del periódico El Nuevo Día el 16 de junio de 2013]

Anuncios