Etiquetas

, , , ,

Queridos lectores de Bodegón con Teclado:

Por varios meses estuve pensando qué hacer con los alrededor de 200 artículos que había publicado y conferencias que había dictado en los últimos años sobre temas variados, casi todos relacionados con literatura, arte y arquitectura. Muchos amigos ciberfanáticos me recomendaron que me integrara a la blogosfera. Siguiendo los consejos de mi querida amiga Aixa Ardín Pauneto, preparé 24 artículos que me gustaban particularmente, busqué buenas imágenes para ellos, y en apenas dos horas de taller, Aixa me enseñó a escoger una plantilla de diseño, y a usar las sencillas herramientas de WordPress para crear este blog. Eso ocurrió en la mañana del sábado 7 de enero de 2012.

Luego de que mi querida amiga me dejara lista para trabajar sola, pasé el resto de la tarde y la noche diseñando el blog y colgando en él ocho de los 24 artículos. Bodegón con Teclado subió a la 1:02 de la madrugada del próximo día, y en 24 horas había recibido 289 visitas. Hoy, 26 de febrero de 2012, a 50 días de lanzado a la nube cibernética, el blog ha recibido casi 10,000 visitas en sus 57 entradas, y 58 personas de Europa y América siguen sus entradas o sus comentarios. Las estadísticas son reveladoras. El 72% de las visitas llega mediante buscadores de Google, y el 18% proviene de visitas vía Facebook. El resto de las visitas viene de seguidores del blog o de gente que ya tiene el blog entre sus lugares favoritos de la red. La acogida de los lectores en Puerto Rico, y en la comunidad latinoamericana y europea, ha sido algo totalmente inesperado, de hecho, sorprendente. Esto me obliga a poner la mira aún más alto en cuanto a la calidad y la pertinencia de la forma y el contenido de las entradas. Y ese es mi compromiso, pues deseo que este ejercicio cibernético sea útil e interesante para ustedes.

Con enorme entusiasmo, sigo preparando los demás ensayos y conferencias redactados en los últimos años, incluyendo mis colaboraciones recientes en las revistas cibernéticas Cruce y 80 grados. Pronto agregaré otros temas y subtemas, y añadiré una columna de notas y noticias breves sobre actividades, exhibiciones, películas y libros. Me gusta la nota espontánea y me parece que el blog se presta idealmente para esa ojeada rápida e informal de lo que se mira quizás por única vez. El riesgo apresurado me atrae, del mismo modo en que me atrae la erudición sosegada que entraña siempre un moroso cariño y un gran respeto por el asunto bajo estudio. Y quisiera que todo eso —lo rápido y lo lento— estuviera en la mesa de este Bodegón, como una especie de menú de los amores en común entre ustedes y yo.

Los comentarios de ustedes han sido muy valiosos, llenos de excelentes ideas y atinadas sugerencias que me ayudan a estar al filo del tiempo y a mantenerme en forma para el agitado maratón que todo blog vivo supone. Pero de algo soy muy consciente: sin lectores, no vale la pena escribir. Y ese ímpetu, que viene de ustedes, lo agradezco incluso más que el aire que respiro.

Con gratitud y creciente energía,

Lilliana Ramos Collado, editora
Bodegón con Teclado


Anuncios